sábado, 23 de julio de 2011

La terracota, allá

Ustedes, vosotros, que por encargo crearon
y fueron mimados y expulsados de Dios,
de reyes, de Venecia,
¿era la dicha o era
necesidad? Cobrar, cobrar,
cumplir a término la Sixtina, el Réquiem,
aquella sonatina, y el magenta para el Cristo, el oro
molido en el áurea de María, la buena,
la terracota, allá, que alcanzara
el dinero para Vos y el copista;
ustedes, vosotros, ¿era alabanza
y apremio?,
¿alegría o virtud?

De Entre la pena y la nada, inédito

4 comentarios:

  1. poema que se hunde en el barro humilde de la interrogación... salud Irene... me ha gustau le digo...

    ResponderEliminar
  2. ¡Tieya, dijo Colón! Gracias, don; Irene

    ResponderEliminar
  3. ... La fantasía de la tierra siempre tan sublime y hambrienta.
    Buen poema pa´ mirar la sixtina con respeto.
    Agradecida
    arcadia.

    ResponderEliminar
  4. Un dato biográfico: mi abuela paterna fue escultora; trabajó la piedra, el yeso y también el barro y la terracota. En mi brevísimo paso por la cerámica, también conocí el manejo de la terracota.
    Otro: "piedra en la piedra, el hombre dónde estuvo", el poeta dixit.
    Gracias, Arcadia; Irene

    ResponderEliminar

Loading...