viernes, 24 de junio de 2011

Blues

Ya van tres veces que refresco el porche
mamma dice que se ha de cuartear la madera–
y cuatro que me quito los zapatos,
repaso la laca
(este pincel viejo pierde las cerdas, queda una pegada al blanco, ¡brillante!)
me vuelvo a calzar.


Como por allá no viene, aliso
mi falda. Aún huelo a colonia de rosa.
Cruzo los brazos, los descruzo, baja el sol.
Suspiro y entro la silla.


Inédito

3 comentarios:

  1. guauuu... q texto Irene... es... raro... fresco... como una imagen de película... una secuencia con música de fondo... (me ha gustado...) saludo poeta!

    ResponderEliminar
  2. Je, pero no es blues todavía, ¿no? Ya va a salir. Gracias, Irene

    ResponderEliminar
  3. Casta diosa que con tu esplendor de plata
    iluminas estos antiguos y sagrados bosques


    la brisa de Blues me lamió la cara.
    Qué gusto Irene!
    Gracias.

    ResponderEliminar

Loading...