sábado, 8 de octubre de 2016

Aquíííí, nosotras

55



“¿Qué es la UMA?”* Así la cargamos cuando agarra la hoja y la pone en la máquina para redactar lo de la revista. Y le cantamos: “Aquíííí nosotras, ¿qué es la UMA, eh?”, y ella se ríe pero dice que ahora no escorchemos, que tiene que redactar la columna.
Todos los meses le toca explicar ahí qué es la UMA. Como a veces no le sale, nos pregunta a Selva y a mí qué puede poner. Selva pone cara de a mí no me pregunten y yo medio la ayudo pero siempre termina poniendo lo mismo casi, aunque le diga que esa revista es más aburrida que yo y que no va a convencer a nadie, menos a una mujer ama de casa y menos a una peronista. Y ella me dice no te creas, hemos ganado a muchas mujeres, en los barrios y en las villas, no te creas, en las fábricas la agarran y la leen en los baños, en la parada del colectivo. En la casa la esconden porque el marido las mata si las ve. Hay que lidiar con eso, todo lo que falta, dice.
Y yo para embroncarla le pregunto si cuando venga la revolución se van a acabar esos maridos y los mediocres, y ella salta como loca, pone los ojos como si le hubiese dicho que estamos en Marte, y ahí dice que cuando sea la revolución, todos van a ser ingenieros, brillantes, porque todos van a trabajar de lo que les gusta sin que los explote nadie. La verdad es que yo no le creo mucho. Como cuando la tía Aída dice que los edificios de la Avenida del Libertador se los van a sacar a los ricos y van a ser escuelas y teatros. Parece un cuento para que ellas se lo crean. Mi padre es diferente; él también pone cara de duda como yo o se queda pensando la pregunta.
En cambio mi hermano sale corriendo y trae Nuestra palabra; ¡pero mirá las fotos, aquí está!, y me muestra los monoblocks de la URSS recién construidos, de un gris espantoso. ¿Vos viste algo así?, grita, gratis los hacen, para todo el mundo, para que los hombres puedan pensar y sentir y… Y yo le digo que son feísimos, que ahí nadie puede pensar y sentir como la gente, y que por qué no los dejan creer en dios a los que creían, eh, ¿eso es libertad?, y que lo voy a decir en la próxima reunión, van a ver, a ver qué me dicen. Y ahí sale mi madre con las hojas escritas, chocha con la columna.


*UMA: Unión de Mujeres de la Argentina, órgano del Partido Comunista desde 1946 en adelante. 
De Una letra familiar, Bajo la luna editorial, 2007.
                                                    


                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Loading...